El salón bellamente decorado y acogedor es el telón de fondo ideal para disfrutar de un buen vino o fantásticos cócteles, solo o con amigos.